jueves, 9 de septiembre de 2010

Y subimos a las Lagunas de Neila


Este mes de agosto ha sido una auténtica locura, no he parado por casa ni un momento y por eso ahora que ya estoy tranquilo me toca hacer balance y empezar a desempolvar todas las fotos y recuerdos.

Como ya sabréis este año la Vuelta a Burgos se adelantó a la primera semana de agosto, lo cual hizo que irremediablemente me la perdiera (me encontraba fuera del país) y no pudiera acudir a la etapa de las lagunas de Neila como todos los años. Pero la afición es más grande que los impedimentos y a la semana siguiente un grupo de amigos nos decidimos a hacer nuestra propia etapa de las lagunas y subir hasta arriba.


Nos acercamos hasta Quintanar de la Sierra en varios coches, cargados con las bicis y las provisiones para el camino. Un total de 9 personas fuimos los elegidos para intentar subir hasta las lagunas, de los cuales más de la mitad no teníamos muy claro si íbamos a llegar siquiera al primer puerto.


Comenzamos la subida desde las afueras de Quintanar y hasta Fuente Sanza el grupo fue compacto, pero a medida que pasaban los metros algunos ya empezaron a demarrar del pelotón y otros, los del club de la birra, a quedarse. Yo me quedé haciendo la goma entre ambos grupos, pero al llegar al puerto del Collado la goma se rompió y quedé para el resto de la subida solo y a mi ritmo. No me costó mucho llegar al siguiente punto clave, el Pasil de Rozavientos, pero a partir de ahí comenzó la tortura y llegó el momento de hacer eses y meter plato pequeño y piñón grande (que por cierto tuve que meterlo con la mano porque no me entraba del todo bien).


Llegar al Portón ya fue una recompensa, incluso paré un minuto a reponer las piernas, pero sabía que aún quedaba lo peor y había que terminar lo empezado. Ese último kilómetro con rampas del 17% fue matador, se me hizo interminable, pero las buenas condiciones del firme ayudaban a agarrarse bien, y gracias a la ayuda de alguna pintada motivadora como la de la imagen pude finalizar la ascensión, incluso metiendo más desarrollo en los últimos metros. Ahora entiendo de donde sacan los ciclistas las fuerzas en el último momento, es ver la línea de llegada y volverte las fuerzas, y en este caso también había línea de llegada, la de la Vuelta a Burgos de hacía menos de una semana.


Tras los 14km de subida, un poco de agua, foto de grupo y a bajar, ya que nos esperaba a modo de recompensa una suculenta parrillada para comer.


En conclusión, fue una dura subida, muy exigente, pero con la poca preparación que llevaba de esta temporada me puedo dar con un canto en los dientes. Si yo la subí, cualquiera puede.
Os dejo el mapa con la ruta exacta (aunque no tiene pérdida)

Ver Lagunas de Neila en un mapa más grande

1 pedaladas:

I just added your blog site to my blogroll, I pray you would give some thought to doing the same.

Publicar un comentario

No te quedes solo con leer, comenta, COMENTA, ¡COMENTA!