jueves, 15 de octubre de 2009

Por más que lo riegues no va a crecer


Desde Mayo/Junio y hasta bien entrado Octubre, todos los años se da una curiosa circunstancia a diario: no llueve pero el carril-bici está mojado.
Esta entrada la tenía pensada desde hace tiempo, la debería haber publicado en verano que es cuando más se da este hecho, pero ha tenido que esperar.

La imagen que ilustra la entrada la subió Roberto Gómez a la sección de denuncia de Diario de Burgos y nos contaba lo siguiente:

Parece que el agua nos sobra en esta ciudad. Los aspersores de esta zona de la ciudad (Avda. Castilla y León, en la acera de la Comisaría) están mal colocados y no están orientados hacia los jardines sino hacia el carril bici.
Eso puede parecer un hecho puntual, pero no es así, sucede en todos los puntos de la ciudad donde los aspersores riegan mas fuera que dentro y no solo el carril-bici se ve afectado sino también las aceras.
Y ya no hablo solo de aspersores, hablo de trabajadores del servicio de jardines del ayuntamiento a los que he visto apuntar directamente con la manguera al carril y ni inmutarse cuando ven que te acercas, son más de dos o tres veces las que he tenido acaloradas discusiones con esta gente hasta el punto de que ya lo mejor que puedo hacer es cruzar por otro sitio para que no me hierva la sangre.

Teniendo en cuenta lo fantásticamente bien que drena el agua el carril-bici (es lo que tiene que sea de hormigón y totalmente plano, todo hay que decirlo), transitar por él se parece más a un aquapark que a un carril.
No es lo mismo salpicarte entero cuando estas de paseo o te diriges a hacer una ruta, que si vas al a trabajo o a clase, como tampoco es lo mismo mojarte por que llueve o ha llovido ya que es tu elección, que acabar salpicado por el mal trabajo de otras personas.

Lo dicho, una vergüenza.

1 pedaladas:

Hola! no sé cómo he caído por tu blog (más pensando que el mío va de libros, jajaja). Soy de León y me ha hecho gracia este post en concreto porque, aunque yo no tengo bici, uso esas de color rosa del ayuntamiento (sé que en Burgos también las hay) para ir a la universidad pero resulta que por las mañanas no las puedo usar porque en el punto que más cerca de casa me queda, los aspersores riegan las bicis. No me apetece ir con el culo mojado, la verdad, y me parece a mí que no hace falta tener muchas luces para hacer las cosas bien, aunque como bien dices ¿para qué hacerlas bien si se pueden hacer mal?
Sólo las utilizo para la universidad porque hay un carril bici hasta allí. Hay otras zonas con carriles bici de unos 100 metros que desaparecen misteriosamente y me da pánico ir en bici por la carretera, porque creo que muchos piensan que están en una autovía, además de no saber utilizar los intermitentes... Pero bueno, cuando la utilizo, me presta un montón.
A ver cuánto nos duran estas bicis... que esa es otra.

Pues un saludo!! Encantada de conocer tu blog!

Publicar un comentario

No te quedes solo con leer, comenta, COMENTA, ¡COMENTA!