domingo, 19 de abril de 2009

Bicicletas & Llanas


Cuando juntas a un fan de las bicis un poco "chisposo", un sábado a las 3 de la mañana, una bici rota en el suelo y unos amigos que te arengan, solo puede resultar lo que se ve en la fotografía.

Era la noche del 26 de Octubre del año pasado, cuando tras salir de uno de los bares habituales de La Flora (Mesón El Cardenal) nos encontramos a un grupo de chicas alrededor de algo que estaba cerca de un contenedor.
Como somos muy curiosos nos acercamos y ahí estaba, una bici roja de las plegables, con las ruedas pinchadas, los frenos colgando y el mecanismo de pliegue roto, permitiendo que se doblara continuamente.

Tras preguntar a las señoritas si la iban a usar, me subí a ella y comencé a dar pedales.
La verdad es que al principio era imposible dado su estado, el mío y que no hacía más que plegarse. Cuando empecé a coger velocidad la cosa se estabilizó y puede dar una vuelta completa a La Flora.
Por el camino un amigo empezó a correr delante mio como pudo mientras me gritaba: "¡Frena un poco para que te haga la foto!" a lo que yo le contestaba: "¡Si freno me caigo!".
Al final consiguió la foto que veis, un milagro que se vea tan bien. (agradecimientos a R. desde aquí)

Animado y viendo que estaba siendo observado por amigos y conocidos me decidí a dar la segunda vuelta, pero esta vez se me unió un inesperado copiloto, un amigo que se subió de pie a la bandeja trasera y se sujetaba en mis hombros.
En esta ocasión, mantener el equilibrio se complicaba y cuando llevábamos media vuelta, nos fuimos de lado y a rodar por el suelo.

No hubo heridos, nos reímos mucho, se rieron mucho de nosotros y con la misión cumplida nos despedimos de la bici roja plegable y la dejamos donde la encontramos.

Fue una noche curiosa.

0 pedaladas:

Publicar un comentario

No te quedes solo con leer, comenta, COMENTA, ¡COMENTA!