viernes, 19 de diciembre de 2008

La bicicleta de Miguel (Parte 2)

Cuatro años tuvieron que pasar hasta que la bici de Miguel volvió a ver el sol, sentir el tacto del asfalto, el viento en su contra... cuatro largos años encerrada en la lonja del pueblo.

Este pasado Mayo de 2008, con mucho polvo encima e ilusiones renovadas, la "bici Edinburgh" volvió a la carretera, en dirección a la zona de los Arribes del Duero en la provincia de Zamora.


Volvieron los paisajes, las fotografías, la búsqueda de la mejor estampa que plasmara la belleza de la región. El río Duero a su paso por Miranda do Douro, la desembocadura del río Agueda, los pueblos como Argañin o Gamones, y un largo etcetera.

Tras recorrer toda la zona, puso rumbo a Ciudad Rodrigo, pasando por Elvas, para continuar su viaje hacia Cáceres, cruzando y recorriendo la Sierra de Gata. El siguiente paso fue subir a Bejar y por la Vera de Cáceres seguir los afluentes del Tajo, llegando hasta Almaraz y el curioso pueblo de Ladeleitosa.
Llegado a este punto, puso rumbo hacia Plasencia, pasando por Monfragüe, donde cogería el tren, dirección a casa.


Pero en la estación de Plasencia, se produjo la triste y amarga despedida. La bici era ya muy vieja y estaba muy desgastada, pero con la mentalidad de que le llevara hasta donde llegara, hizo su gran viaje y apenas le dió problemas.
Pero Miguel creyó que era el momento de decir adios y con gran pena e incluso sintiendo como ella le decía lo ingrato que era.

Quedó allí para siempre, viendo los trenes pasar... en la estación de tren de Plasencia.

Agradecimientos a Miguel por dejarme publicar la historia y las fotografías.

0 pedaladas:

Publicar un comentario

No te quedes solo con leer, comenta, COMENTA, ¡COMENTA!