miércoles, 12 de noviembre de 2008

Lo mejor para dejar los bártulos


Las obras de la zona de la quinta han vuelto, y eso que el viernes comprobé con gran satisfacción que habían terminado, o por lo menos habían retirado todas las vallas, maquinaria y material.

Pero la cuestión que nos ocupa es el hecho de que siempre se use el carril-bici para amontonar el material o la maquinaria. Si fuera una obra propia del carril vale, ¿pero una que no tiene mucho que ver?. Ya se que no andan sobraos de espacio, y no van a ponerlo todo en medio de la carretera, pero siempre que hay un carril cerca, es como si una fuerza superior dijera: echa aquí los bártulos, que no estorban.

Habrá que seguir usando la acera.

4 pedaladas:

Hasta ahora había seguido con fruición cada entrada, pero no había intervenido. Si digo que soy usuario asiduo y convencido de la bicicleta, queda ya claro desde el principio que suscribo que aparece aquí. Los problemas de las bicis creo que sólo se ven cuando se va encima. Somos peligrosos opresores en las aceras, molestos carcamales en las calzadas y en el carril bici compartido somos cuando podemos. El carril bici se convierte en estercolero, sumidero que no asume, zona que se valla para que no se vaya, lugar de periplo de tacones de aguja y carritos de maletas... Me siento orgulloso y contento de ir en bicicleta. Creo que me hago bien a mí mismo (me gusta, tardo menos), creo que no hago mal a nadie (al medio ambiente, a la circulación, a peatones, a conductores). Tendría que cuidarse con más mimo todo lo que afecta a la bicicleta. Un saludo y enhorabuena.

Gracias Raúl, la verdad es que coincido punto por punto con lo dicho y me ha encantado como lo has descrito, no podía haberse explicado mejor.
Me voy a guardar tu comentario, e igual lo incluyo en el lateral derecho del blog (si no te importa), porque como ya te digo, me ha encantado.

Un saludo y nos vemos sobre dos ruedas.

Por lo visto, blogueros globeros somos varios.

Globero es un término peyorativo más aplicable al ciclista aficionado que al urbano, que creo que es nuestro caso. A mí me contaron que el origen de la expresión viene de la manera de resoplar en las cuestas del ciclista poco entrenado. (Como si hinchara globos). Se admiten otras etimologías.

Montxo: es un placer ayudar en lo que se tercie. No sólo no me importa que pongas mis palabras, sino que para mí es un honor. Un abrazo.

Publicar un comentario

No te quedes solo con leer, comenta, COMENTA, ¡COMENTA!