sábado, 29 de noviembre de 2008

Al borde del camino


He tenido una semana bastante ajetreada, lo cual me ha impedido actualizar, y me impide actualizar en condiciones.
La fotografía es de octubre, del tramo de carril paralelo al paseo de la quinta, dónde se han construido esos nuevos chalets en los antiguos terrenos del Colegio Jesuitas de la calle Molinillo. Era curioso ver allí todos los días un gran camión hormigonera vertiendo hormigón por bomba en el sótano de uno de esas nuevas casas.

¿Que estaría haciendo?
Ni idea, pero cuando por fin desapareció dejaron el recuerdo de la imagen al lado del carril-bici, un montón de hormigón sobre plásticos.

Estaba fresquito y bien fluido.

5 pedaladas:

suertudooooooooooo, llévame a ver a los coriente alterna, corriente continuaaaaa. ¡me alegro muchísmo de que tu constancia haya obtenido resultado!. La enviaida me corroe je je...

Creo que es para sacar "fotocopias" de ciclistas. El procedimiento es el siguiente: El ciclista va por su carril bici, cae de lado en el cemento, se levanta, se va, se limpia.... y del molde hacemos un nuevo ciclista.

Mucha suerte tuve si, blog80, la verdad es que ni yo me lo creía, y hasta que no vaya a por ellas y las tenga en mis manos, no me lo creeré.
Prometo fotos y demás.

Un saludo

No lo había pensado así la verdad, Alfonso, tiene mucho sentido.

Lo que no puedo negar es que en aquel momento tuve ganas de saber lo que se sentiría al caer sobre aquello. Luego lo descarté, no había ganas de llegar enguarrado a casa.

Saludos.

Igual es una especie de comedero para cierta clase de urbanitas...no?

Publicar un comentario

No te quedes solo con leer, comenta, COMENTA, ¡COMENTA!